Hombreras ortopédicas

Las hombrera ortopédicas son ideales para el tratamiento de dolencias y recuperaciones a causa de fracturas o esguinces de hombros u omóplatos. Estabiliza y limita el ángulo de movimiento del brazo para impedir un empeoramiento y mejorar la rehabilitación adecuada. 

Además de hombreras ortopédicas, quizás te interese:

Hombreras ortopédicas de sujeción

Después de haber sufrido un trauma o esguince en la zona del hombro o omóplato, se aconseja ir con una hombrera ortopédica. Éstas limitarán el movimiento y ayudaran la relajación de la zona para que sanen correctamente. Son modelos muy usados para la rehabilitación de todo tipo de personas, hombres y mujeres. Fabricados con fibras de compresión inteligente que comprimen los músculos a la vez que permiten una circulación de la sangre normal. 

Materiales y agarre de las hombreras

Materiales de última generación como neopreo o fibras flexibles inteligentes, se ajustan con total comodidad. Suelen disponer de una gran zona de velcro para lograr adaptarse correctamente a tu cuerpo. Muchas marcas tienen una sola talla única, aunque existen en el mercado clasificaciones especiales según si las quieres para hombre, mujer, niños o gente obesa. 

Son muy usadas también para personas que, aun sin tener ninguna patología relacionada con problemas de hombros, pasen muchas horas en el gimnasio. Trabajar tu cuerpo para fortalecer músculos pero con la tranquilidad de saber que estás protegiendo zonas débiles de tu cuerpo. 

Hombreras para post operatorio 

Si has tenido la desgracia de haber sufrido una fractura en el brazo superior, o peor aún una lesión en el manguito rotador, te será de gran ayuda. Como ya te habrá explicado el médico o el fisioterapeuta encargado de tu recuperación, comprar una hombrera ortopédica te ayudará a mejorarte con más rapidez. A la hora de dormir o de hacer las tareas más simples pues sin querer empeorar tu situación al hacer un movimiento brusco o inadecuado. 

Es por eso que si te colocas una de éstas hombreras correctoras, limitarás el movimiento de tu brazo superior y evitarás los movimientos bruscos. Además, simplemente con el hecho de llevarla puesta, estarás más consciente de tu problema consiguiendo así un mayor control y concentración.